Pajoncitos: Mi Niña y Sus Rizos, ¡Ayuda! ¿Qué hago?

Desde el lanzamiento de la MiPajóN.com, he recibido diversas preguntas de mis lectores y televidentes respecto a cómo resolver los problemas de su pelo (el frizz, el maltrato térmico, el cuero cabelludo graso, etc…) pero las preguntas más frequentes se han referido al cuidado del pelito de sus chiquit@s.

El cuidado del pelo rizo/crespo de l@s niñ@s no difere mucho del cuidado del pelo adulto, pero sí hay varios puntos a considerar y factores que enfatizar:

1)      Es importantísimo manejar el componente psicológico con mucha delicadeza en l@s niñ@s. Evite el uso de los términos “pelo malo, pelo bueno” y en su lugar use términos como: pelo rizo, pelo ondulado, pelo lacio- son texturas diferentes, no “mejores” o “peores”. Halague el pelo de su niñ@ tanto cuanto pueda diciéndole que su pelo es bello y evite mostrar su frustración al cuidar de su pelo, haciendo alusión de lo díficil y molesto que es tratar de “arreglar” el pelo de su niñ@. L@s niñ@s escuchan y perciben todos estos comentarios, afectando su auto-aceptación y autoestima.

2)      Evite laciarle el pelo a blower y NUNCA use planchas eléctricas para lograr un estilo lacio en el pelo de su niña. Los blowers actuales, en especial los que se usan en el salón, tienen temperaturas por encima de los 1,800 watts. Éstos no sólo deshidratan la hebra,  pero también, combinado con la tensión que se aplica con el cepillo, pueden dar lugar a un cambio permanente en el que se pierde la integridad de la hebra (el pelo no se riza igual) por el daño térmico que producen. La plancha es el agente número uno provocando daños térmicos permanentes en la actualidad, hace que el pelo se parta con mayor facilidad y promueve las puntas abiertas.

3)      Evite el champú: Gran parte de la inconformidad de cómo luce el pelo de su niñ@ es el resultado de la resequedad. Muchas veces el pelo de l@s niñ@s son sujet@s a más lavadas que el de los adultos porque juegan y sudan mucho. Es importante recalcar que el sudor sólo es agua y electrolitos (minerales) y aunque produce un olor característico, NO requiere de detergentes fuertes (como los sulfatos) para removerlo. Usando un acondicionador corriente (sin silicona) alternando con un champú sin sulfato una a tres veces al mes, es la mejor manera de mantener el cuero cabelludo limpio sin resecar la hebra. La eliminación del champú con sulfatos es uno de los pasos que mayor mejoría provee a la salud del pelo rizo.

4)      Evite usar peinas y cintillos con peinetas: Un fundamento básico del cuidado de pelo rizo es no peinar los rizos secos, ya que maltrata bastante la cutícula del pelo. Yo les exhorto que, tanto cuanto puedan, usen sus dedos para desenredar y peinar el pelo de sus chiquit@s y reducirán la rotura de la hebra al máximo. Los cintillos con peineta producen microfracturas en el pelo de las orillas, las cuales están más expuestas al maltrato ambiental que las demás partes del cabello.

5)      Use productos naturales: La aplicación de tratamientos de aguacate, aceite de oliva, aceite de coco, miel, sábila, etc, son sumamente beneficiosos para el pelo. Estos ingredientes deben usarse en su estado natural, evitando el uso de tratamientos de aceites calientes comerciales que estan llenos de petróleo/aceite mineral. Los champú, acondicionadores, tratamientos, cremas de peinar, leave-ins y gels deben ser en su mayoria compuestos por ingredientes naturales/orgánicos, porque son los que suplen el mayor beneficio sin contener algunos preservativos dañinos como los parabens/methylparabens que se convierten en hormonas en sus organismos.

6)      Use una funda de almoada ó gorrito de seda/satén al dormir: La fricción del pelo sobre la tela de almohada reseca e interrumpe la integridad de la cutícula agravando el frizz, especialmente en las orillas del pelo. Las telas de seda y satén tienen una superficie lisa y suiave que reducen este efecto significativamente.

Espero que pongan en práctica estos consejos. Recuerden que pueden comunicar sus preguntas/inquietudes a nuestro link “Contacto” en la parte superior derecha de la página. ¡Hasta la próxima!

Leave a Reply