Quiero Lucir Mi Pelo Lacio!

Tradicionalmente en nuestro país acostumbramos ir al salón y lucir un pelo lacio. Algunas con su pelo lacio natural, pero muchas con nuestros rizos llegamos para que nos halen y calienten nuestras hebras para llegar a la meta…. LACIO, LACIO y ¡Más LACIO!

Antes de darle todos los tips que necesitan para mantener la salud de su pelo mientras le aplican todas estas torturas, tengo que recomendar que NO lo hagan por el daño que ocurre en la hebra con cada paso del blower y/o la plancha. Generalmente para lograr que el pelo rizo/crespo luzca lacio, se necesita aplicar altos niveles de calor y de tensión que a la larga producen resequedad profunda y frecuentemente daño irreversibles donde los rizos no vuelven a igual… jamás. Lo que muchas hemos conocido como “el pelo con el tiempo se amolda, se acostumbra a perder la onda”  no es más que un daño permanente a la integridad de la hebra, que la hace más propensa a orquetillas y a partirse…

De todos modos, hay muchas chicas que no están preparadas o simplemente no quieren lucir su rizo/onda natural, por lo que aquí intento proveerle de toda la información que necesitan para que el calor y el jalón produzcan el menos daño posible.

1 – Preparación

Lo primero que deben hacer cada vez que vayan al salón a exponerse al calor es un tratamiento profundo, diseñado para su tipo de pelo (rizo/crespo/seco/fino/grueso). Esto es crucial. Es conveniente que tenga un buen balance de humectantes, emolientes y proteínas. Los humectantes atraen agua a la hebra y la hidratan, las proteínas fortalecen temporalmente el pelo, al igual que ayudan a retener hidratación y los emolientes cubren la hebra y la protegen de los daños externos.  Los acondicionadores de hidratación profunda con proteínas hidrolizadas refuerzan el pelo mediante la creación de importantes vínculos transversales profundos dentro de la fibra capilar. La hidratación no sólo ayuda a mantener la unión de hidrógeno entre proteínas de la queratina, pero también ayuda a absorber y disipar el calor a través de la fibra del cabello. La hidratación aumenta la tolerancia del cabello al calor, o la cantidad de calor necesaria para aumentar la temperatura del cabello. El cabello que no ha sido hidratado apropiadamente se calienta rápidamente y se daña más fácilmente…

Luego de esto es importante usar un leave-in y/o gotas protectoras para el calor. En general recomiendo un leave-in hidratante con un poquito de proteína combinado con algún derivado de la silicona (ya sea dentro del leave in o en forma de gotas). Es aquí donde la silicona tiene un rol importante, provee una barrera contra el calor y deja el pelo sedoso al terminar el peinado. Las siliconas tienen baja conductividad térmica, limitando el calentamiento de la fibra del cabello y previniendo la quemadura de la hebra. * Recuerde, las siliconas y sus derivados deben removerse con champú abrasivo con sulfatos (recomiendo solo el primer champú con sulfato y el segundo sin sulfato – si es que lo necesita- previniendo así que la hebra se reseque demasiado).

Las siguientes son siliconas que protegen contra el calor:

Dimeticona y Ciclometicona

Silicone Quaternium-16 (y) butiloctanol

Aminopropil Fenil trimeticona

Ciclopentasiloxano (y) dimeticonol

Amodimeticona

Si quiere abandonar por completo el uso de siliconas y sulfatos (aún más saludable) puede sustituir la silicona por un aceite natural con alto punto de ebullición que tolere el calor. Vale la pena intentarlo aunque para algunas estos aceites pueden dejar el pelo un poco pesado. Aplique una pequeña cantidad de aceite a cada sección de cabello sobre la marcha, en lugar de aplicar una gran cantidad de producto a todo el pelo. Esto asegurará que cada hebra está protegida.

Aceites con un alto punto de ebullición: Aceite de Almendra, Aceite de Aguacate, Aceite de Semilla de Uvas y Aceite de Macadamia.

2- ¿Cuánto calor puede aplicar al pelo?

Es importantísimo saber que nuestro pelo tiene una tolerancia al calor, que varía de una cabeza a la otra y que si se sobrepasa, nos encontraremos con el daño por calor que es muchas veces irreversible. Antes de que podamos evitar daños por calor, es necesario conocer los rangos de temperatura para trabajar. El pelo sano se quema aproximadamente a la misma temperatura que el papel: 233C (451.4F), sin embargo, si hemos estado aplicando calor a nuestro pelo con frecuencia y/o usando procesos químicos, o si el pelo es fino, no podemos someterlo a estas temperaturas y esperar que se mantenga íntegro. La quemadura puede ocurrir a temperaturas más bajas en el cabello que ha sido frecuentemente manipulado y/u objeto de tratamientos agresivos.

La eliminación de agua en el cabello se produce a aproximadamente 50C-120C (122F-248F). A una temperatura cerca de 155C (311F), la queratina del cabello comienza a romperse y convertirse en enlaces desordenados. Aproximadamente entre 233C – 451.4F, el queratina del pelo comienza a derretirse. La mayoría de las herramientas de diseño térmico operan en el rango de  100-170C (212-338F). Las que tienen más grueso el cabello tienden usar planchas en el rango de 150-170C, o aproximadamente 302 338F. Aunque estas temperaturas están por debajo del umbral de la quemadura,  la condición de tu cabello cambia su tolerancia al calor max.

3-  ¿Cómo debe aplicarse el calor al pelo?

Después de aplicar el protector de calor, permite que tu cabello se seque lentamente  para prevenir el daño por calor. Secar el pelo completamente húmedo a 100% seco con un secador de peo puede ser perjudicial. El secado rápido desintegra  la cutícula y causa grietas en la superficie de la cutícula.  Es mejor secar en la secadora primero y luego con el blower se peina.

Si va  usar la plancha, asegúrese de que la plancha tiene control de temperatura. De esta manera, usted sabrá de inmediato la cantidad de calor con la  que está trabajando. No usarla nunca a temperaturas de 450F.   Si tu cabello es fino o frágil use temperaturas no superior a los 200s- 300s.

Si tu cabello es de mediana textura y saludable, entre 300 a 375 debería funcionar. Si tu cabello es grueso, puede aventurarse por encima de 350F a los bajos 400s con bastante facilidad. Con todo tipo de cabello, comience bajito y luego vaya subiendo hasta encontrar una zona de temperatura apropiada.  NUNCA planche el pelo húmedo. Mantenga la plancha limpia después de cada uso.
Ya está chicas… estas son mis recomendaciones para preservar su pelo de las torturas necesarias para lucir su pelo lacio. ¡Hasta pronto!

1 Comment

  1. Andrea says:

    Saludos! Gracias por tan completa información! En cremas hidratantes he escuchado buenos comentarios de la Supreme Smooth, dicen que ayuda a controlar el calor que irradian secadores y planchas.

Leave a Reply